5 oct. 2013

PONTEVEDRA Cáritas ya aporta comida al mes para seiscientas familias

Hace tiempo que las oenegés de la comarca pontevedresa mantienen encendida la luz roja de emergencia. La crisis sigue sin dar un respiro a sus víctimas más débiles, que sin la ayuda prestada por estas entidades sociales a día de hoy no tendrían garantizada la subsistencia.
Hasta tal punto ha llegado la situación que Cáritas ya aporta comida al mes para más de seiscientas familias de la ciudad y alrededores, sumando las atenciones prestadas por las parroquias que cuentan con este servicio y la Interparroquial. «Es muchísimo, no te puedes imaginar cómo se han incrementado las necesidades en las parroquias», señala María Jesús Prieto, responsable de la Interparroquial.
A los alimentos hay que sumar la ayuda económica que presta la oenegé, que se ha convertido en esencial, y que también sigue en aumento. En sus oficinas de Joaquín Costa, Cáritas Interparroquial atendió en lo que va de año a 3.500 personas, a las que ha sufragado gastos que incluyen alquileres, recibos, medicamentos e incluso gafas o la atención del odontólogo en casos de necesidad. «Este año se está tirando de los fondos de crisis de la Diocesana, que para eso están, pero eso significa que ya hemos agotado los fondos que teníamos en la Interparroquial y también la aportación que correspondía a este semestre procedente de la subvención que dio la Fundación Amancio Ortega», explica Prieto.
Otras seiscientas personas se benefician cada mes del servicio de ropero, que ha incrementado sus donaciones un 20 % con respecto al pasado año 2012, en que se realizaron algo más de dos mil atenciones.
Y el albergue de indigentes que gestiona la entidad en Monte Porreiro ha aumentado su ocupación, que hasta septiembre se situó entre el 85 y el 90 %. Las instalaciones tienen capacidad para veinte personas y esta pasada semana también estuvo al completo, pero como señala Prieto son también muchos los sintecho que acuden no a dormir, sino a cenar, asearse y utilizar el servicio de lavandería.
Cáritas Interparroquial incorporó este año un equipo de dos psicólogos que están prestando asesoramiento a las personas que acuden a su sede de Joaquín Costa. Y Prieto destaca que los pontevedreses no han bajado su listón solidario, «pero es cierto que precisamos ayuda económica para poder seguir ayudando». «No podemos atender a todo el mundo, atendemos a quien más lo necesita, porque nuestros fondos son limitados», agrega.
«Estamos asistiendo a las personas, pero lo que nos gustaría es la promoción de esas personas»
María Jesús Prieto
«No podemos atender a todo el mundo, atendemos a quien más lo necesita»

No hay comentarios:

Publicar un comentario